Skip navigation

En la intención (absurda en sí) de abarcar la totalidad del mundo radica una paradoja que puede darnos una clave para encontrar nuestra postura detrás del trabajo:

estamos intentando materializar en un (relativamente) pequeño objeto el fluido invisible que todo lo abarca: el “espíritu-capital”. Un proceso similar al de la cristalización (o deposición):

“…el paso directo del estado gaseoso al estado sólido … Un ejemplo clásico de sustancia capaz de sublimarse es el hielo seco.”
(http://es.wikipedia.org/wiki/Sublimaci%C3%B3n)

Ahora, esto es otro de esos cabos milagrosamente atados: el ejemplo clásico de la cristalización es el hielo seco, el mismo que  utilizaríamos en caso de sí sumergir la pieza en un mar de niebla.

Volviendo a la paradoja, estamos presentando un ente sin alma, material, digital, inerte, tecnológico, etc., que representa un concepto omnipresente y abstracto, para apelar directamente al corazón del individuo que lo observe. Es algo así como un ídolo : un objeto inerte que provoca en las personas la sensación de lo infinito, lo misterioso, lo terrible, aquello que es más grande y poderoso que todo lo otro, incluso que la naturaleza misma. Pensar en el consumismo como una nueva religión, en la apatía como la nueva moral…

Tal vez, para expresar la idea de biopoder (el imperio interiorizado) tendríamos que pensar en el concepto de “espejo”. No me refiero a un espejo real donde el individuo observe su propia imagen reproducida de alguna manera, sino a un mecanismo de identificación – una estrategia para que el espectador pueda involucrarse a un nivel afectivo/experiencial con el trabajo

Esto me lleva a la pregunta:

¿Cuál espectador? Tanto gente que encuentre nuestro trabajo en el contexto del “arte” como la gente que encuentre nuestro trabajo en la calle (si es que efectivamente lo vamos a planear de este modo). De cualquier modo se tratará de en la mayoría de los casos de gente escéptica e indiferente.

Mencionas al querido terrorismo poético: ¿de qué manera podemos insertar un trabajo tan premeditado y con tanta preparación tanto técnica como conceptual en esta corriente? (Habría que echarse un clavado al viejo Hakim Bey, paralelamente a la energía que ya se está invirtiendo en Negri-Hardt)

One Comment

  1. ¿si el “espíritu capital” todo lo abarca, dónde queda lugar para otra cosa, cabe hablar de fisuras, márgenes, externalidades, residuos? contradicción


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: